Hotel Gran Bilbao****

En bici por las dos orillas de Bilbao

Por | 6 abril, 2017 | 0 comentarios

 

Si siempre has pensado que correr es de cobardes pero quieres mantenerte activo al tiempo que haces turismo urbano, sigue leyendo, este es tu post.

 

Vale, estamos de acuerdo que Bilbao no es Ámsterdam. Pero que se preparen los holandeses que nos hemos puesto serios en la villa con el tema pedaleo. Y de eso vamos a tratar hoy, de darle bien a los piñones (los de la bici, los de comer, para luego con unos pintxos). Y nada de excusas, que en Bilbao tenemos recorridos para todas las edades, niveles de exigencia y disfrute.

 

 

 

Tanto si te gustan las bicis clásicas, como las de montaña o si no puedes imaginarte la tuya sin una cestita, esta ruta para conocer Bilbao en bicicleta va a hacer tus delicias. Ojo que si no viajas con la tuya, también puedes alquilarte una en Tourné Bilbao, que tienen las más cool de Bilbao.

 

Pero basta ya de hablar. Un buen desayuno saludable en el Hotel Gran Bilbao para coger fuerzas y a pedalear. Enseguida nos daremos cuenta que los bidegorris (carril bici) en la ciudad van haciéndose con las calles. En cualquier caso, no temamos a continuar por otras zonas donde no exista, porque aquí ya nos hemos acostumbrado a ver ciclistas por todos lados.

 

1486406804_221972_1486406870_noticia_normal

Ya hemos comentado en otras ocasiones que la ría de Bilbao es importantísima para sus habitantes, tanto históricamente como elemento de disfrute. Por eso nuestros paseos preferidos se vertebran en torno a ella, al igual que muchos de los atractivos turísticos de la capital.  Podemos recorrer una de sus orillas o ambas, porque el desnivel es inexistente prácticamente en toda la ruta y así presumimos de dos Bilbaos diferentes: un lado tiene los atractivos y el otro, las vistas. Enseguida lo entenderéis.

 

 

Primer tramo: Guggenheim, Parque de Doña Casilda y San Mamés

 

Comenzamos por el muelle Uribitarte, enfrente prácticamente del Ayuntamiento de Bilbao y sin perder la ría de vista nos topamos con el puente Zubi Zuri, del arquitecto Calatrava, inconfundible. Frente a nosotros tenemos el Campo Volantin, salpicado por hermosas casonas y flanqueada por grandes árboles. Continuamos hasta el Guggenheim por la Campa de los Ingleses, justo donde se encuentra el restaurante con estrella Michelin Nerua y pasando bajo el enorme puente de La Salve. Podremos pedalear bien a gusto bajo la gigantesca araña, subir el puente y pasar un rato en su gran explanada.

 

 

Seguimos, seguimos, seguimos unos pocos metros más por el nuevo parque creado bajo la atenta mirada de la Torre Iberdrola y el fantástico paseo que discurre bajo el puente de Deusto que antiguamente se abría en dos para dar paso a los barcos que venían a descargar mercancías de todo tipo y llegamos pocos minutos después hasta el parque de Doña Casilda. Y claro, aquí os preguntáis quién sería esa señora a la que concedieron el honor de dar su nombre a uno de los parques más queridos.  Casilda fue la esposa de un hombre de negocios bilbaíno que, tras quedarse viuda y al no haber tenido hijos, dedicó su fortuna a los más desfavorecidos de la villa. Tras su fallecimiento y en agradecimiento, la ciudad creó el parque con su nombre. También es el único personaje que tiene dos localizaciones con su nombre en Bilbao: una calle (viuda de Epalza) y el parque donde nos encontramos y donde hay un busto suyo.

 

Los más futboleros seguro que quieren alargar un poco más el camino por este margen porque muy cerca tenemos el nuevo San Mamés. Pues nada, no puede faltarnos un selfie frente a la Catedral. Hemos de admitir que el equipo del Hotel Gran Bilbao nos animamos a acercarnos, ¡cómo no!

 

A por la otra orilla: Universidad de Deusto, Campo Volantín y Ayuntamiento

 

¿Seguimos? Vamos a regresar ahora pero cruzando la ría, que no nos pueden faltar los puentes. Lo haremos por el Puente Euskalduna, muy cerquita del Palacio de Congresos del mismo nombre y enganchamos ahí mismo de nuevo nuestro bidegorri (carril bici por si os habíais olvidado).

 

Por Botica Vieja, que es como se llama este primer tramo, nos toparemos con muchos bilbaínos haciendo running, paseando o patinando.  Y si encima luce el sol, seguro que más de uno hace un alto en alguna de las terrazas que veremos, para tomar un pintxo, que pedalear da hambre.

 

Lo que nos encontramos ahora es la Universidad de Deusto. Impresionante, ¿verdad? Otro de los iconos (esta vez del conocimiento) de Bilbao. Y enfrente sí, el Guggenheim por el que antes pasamos pero que desde aquí obtenemos una visión especial de él sobre todo dependiendo de cómo le esté dando el sol.

 

Continuamos por todo el Campo Volantín bajo sus árboles y llegamos de nuevo al puente Zubi Zuri pero esta vez desde la otra orilla. Podemos cruzar por él para devolver las bicis en Tourné Bilbao o acercarnos hasta el Ayuntamiento donde su escalinata esconde un secreto. Ya sabíamos que os iba a poder la curiosidad. Y es que se dice que el quinto escalón es la referencia de la altura oficial de Bilbao sobre el nivel del mar. En ese escalón de hecho encontramos una especie de placa circular donde se lee “Gobierno Vasco, Nivelación de alta precisión”. ¿Lo habéis encontrado?

 

Y ahora que aprieta bien el hambre porque el pintxo que hemos comido ya está casi olvidado, es hora de hacer una parada, darnos una buena ducha y reponer fuerzas en el Hotel Gran Bilbao y seguir disfrutando de Bilbao y sus encantos (o curiosidades).

 

Si te gusta la bicicleta y buscas un hotel en Bilbao que ofrezca estos servicios, en el Hotel Gran Bilbao ofrecemos el paquete Descubre Bilbao en bici, que incluye alojamiento, desayuno y alquiler de bicicleta por dos horas con Tourné Bilbao.

 

Categorías: Descubrir Bilbao / Bizkaia

+34 637 09 32 28

Trip Advisor
Hotel Ciudad de Burgos