Hotel Gran Bilbao****

Los 9 puentes de Bilbao que sí o sí tienes que cruzar

Por | 28 julio, 2017 | 0 comentarios

Resulta que Bilbao no tiene nada que envidiar a capitales europeas como Londres, Roma o París. Paseos por la orilla de la ría y venga a cruzar puentes. Pero ¡ojo! Tenemos algunos que si no son únicos, sí siguen siendo el orgullo (uno más) de los bilbaínos y bilbaínas. Porque no lo neguemos, el botxo (como cariñosamente llamamos a nuestra ciudad) ha crecido a un lado y otro de la ría y se antoja de tanto en tanto visitar ambas riberas. Hasta tal punto tenemos vicio con los puentes, que el Hotel Gran Bilbao se sitúa al lado de uno de ellos, justo en el primero. Y desde aquí, desde nuestro hotel, haremos un recorrido por todos ellos. Comenzando por el que más cerquita tenemos bajando hacia el Casco Viejo.

 

1.Puente de San Antón.

Imposible no reconocer su silueta junto a la iglesia que lleva su nombre ya que aparece en el escudo de la villa. Cada año, por San Antón, se llena de bilbaínos que acuden con sus mascotas para que sean bendecidas por el santo. Data del siglo XIV y fue durante siglos el único que cruzaba la ría, lo que permitía a comerciantes mantener el monopolio de las comunicaciones entre ambas orillas.

Atardecer en el puente de San Antón

                           

2.Puente de la Ribera.

He aquí el emplazamiento del antaño y verdadero “puente colgante de Bilbao”. El primero. Suspendido por cadenas de hierro en la primera mitad del Siglo XIX y que desapareció hacia 1874. De hecho, la célebre canción del puente estaba dedicada a éste y no al actual Puente Colgante situado en Portugalete. “ No hay en el mundo leré, puente colgante leré, más elegante leré, que el de Bilbao”. En la actualidad es una pasarela peatonal que une la entrada del Casco Viejo con el barrio de San Francisco, en auge y donde encontramos restaurantes modernos, tiendas de arte y salas de exposiciones.

 

No te pierdas, entre los puentes de San Antón y el de La Ribera: El Mercado de la Ribera, el mercado cubierto más grande de Europa.

 

3.Puente de la Merced.

Atención que vamos a contar una leyenda. Y es que este puente que nace desde Bilborock (sala de artes escénicas, conciertos, etc) se dice que era cruzado por unos seres alados precisamente desde este lado de la ría y que cruzaban hacia el otro lado de vez en cuando. Cuando se topaban con personas que se sentían solas o tristes, estos seres les rozaban con sus alas. Así, pasaban a sentirse afortunados y felices. Si nos fijamos bien, las 8 farolas de hierro fundido que flanquean el puente tienen 16 seres alados, una pareja en cada una que parecen mirarnos al pasar.

.

4.Puente del Arenal.

Muy transitado a diario por visitantes, turistas y locales. Al crecer Bilbao más allá de las 7 calles, la necesidad de conectar la nueva zona emergente de Abando con el resto de la ciudad, era inminente. Se proyectó primero en hierro, típico de la época, para pasar a ser de piedra después tras el desgaste por riadas y posteriormente, el actual, es de hormigón armado.

3039222726_9405517d37_o

No te pierdas, entre los puentes de La Merced y el Arenal: El Teatro Arriaga y la Estación de La Concordia, uno de los edificios de la Belle-Epoque bilbaína.

 

5.Puente del Ayuntamiento.

Pocos conocen que este es, junto con el de Deusto que veremos después, un puente levadizo. Y es que el tráfico fluvial de la ría del Nervión ha servido durante siglos como arteria principal para el transporte de mercancías. Y era menester construir un puente capaz de levarse para dejar paso a cargueros más grandes. Así y fijándose en los puentes de Chicago, fue éste, el primero en construirse en Bilbao con esas características.

 

6.Puente Zubizuri (o Calatrava).

Con alguna polémica que otra desde su construcción por el arquitecto Calatrava, no hay mal que por bien no venga y Bilbao ha sabido adaptarlo a las inclemencias meteorológicas típicas de la ciudad en invierno: la lluvia y el sirimiri. Así, hoy en día podemos cruzar por la pasarela peatonal sin temor de resbalar. Un secreto: es donde mejor veremos los fuegos artificiales durante las fiestas de Bilbao.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No te pierdas entre los puentes del Ayuntamiento y Zubizuri: las casonas del Campo Volantín y el propio Ayuntamiento de Bilbao, de estilo modernista.

 

7.Puente de La Salve.

Podemos pasar por debajo o atrevernos a subir por las escaleras para disfrutar de unas vistas únicas del Museo Guggenheim que parece formar parte del mismo. Tranquilos los más perezosos, que podemos ascender también en los ascensores que encontraremos en el lado opuesto al famoso museo. Este puente ha sido sede en dos ocasiones además de los saltos de Red Bull.

21883353180_42bfcc4a32_o

 

8.Puente de Deusto.

Ya hemos comentado que es otro de los puentes levadizos. Y aunque dejó de abrirse al paso de barcos hace mucho, en 1995 tuvimos ocasión de disfrutar de su apertura para dejar paso al buque Hoo Ckres. Se pensó en varias ocasiones soldarlo para impedir de nuevo su uso, pero finalmente y por fortuna, se mantiene su mecanismo (que podemos ver si nos situamos en su parte baje cerca de la Ribera de Botica Vieja) para ocasiones especiales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No te pierdas entre el de La Salve y el de Deusto: El Guggenheim, la Universidad de Deusto, la Torre Iberdrola.

 

9.Puente Euskalduna.

Uno de los más recientes, de 1997 pero de los más ligados tal vez a esa tradición de navegación fluvial. Y es que el Euskalduna toma el nombre de los antiguos astilleros que se situaban en esa zona y que fueron clausurados en los años 80. A partir de aquí la ría se abre y podríamos llegar navegando hacia el Abra y el mar.

.

Si nos quedamos con ganas de conocer más sobre la historia de la ría y su importancia para Bilbao hoy en día también, hemos llegado al sitio perfecto, ya que bajo el puente Euskalduna se encuentra el Museo Marítimo Ría De Bilbao donde además de encontrar diferentes maquetas de los tipos de embarcaciones que han surcado durante siglos Bilbao, nos remontaremos en la historia. Y ahora sí, para reponer fuerzas, un pintxo y algo refrescante en la terraza de su bar.


¿Os pensabais que no íbamos a decir nada del Puente Colgante de Portugalete?

Porque sí, aunque se encuentra fuera de Bilbao, es orgullo de todos y merece la pena no solo mencionarlo, sino visitarlo. Construido a finales del siglo XIX, este puente transbordador gigante ha sido declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, aparte de ser el primero en construirse en el mundo de su estilo. Además de su barquilla, capaz de trasladar vehículos y personas de un lado a otro de la ría, cuenta con una pasarela superior para cruzarlo a pie y maravillarnos con las vistas que se ven desde él.  De esta forma el puente une dos localidades, Portugalete y el barrio de Las Arenas (que pertenece a Getxo), y antiguamente era utilizado por la burguesía industrial y los turistas para visitar los sendos balnearios que se encontraban a cada lado. Una recomendación: visitar a este gigante de hierro al atardecer.

20140914_133007

Un secreto: hemos atravesado los 10 puentes y ahora, para disfrutar de la ría en todo su esplendor y pasar bajo todos ellos, nada como subirnos a bordo de uno de los originales botes redondos (o donuts por su característica forma redonda) de Nautic Gourmet donde incluso podemos ¡comer una barbacoa mientras navegamos!

 

No olvides que visitar Bilbao esconde muchas sorpresas, en esta ocasión en forma de puentes, y desde nuestro Hotel en Bilbao podrás hacer una ruta a lo largo de la ría para descubrir todos y cada uno de ellos.

Categorías: Descubrir Bilbao / Bizkaia

+34 637 09 32 28

Hotel Ciudad de Burgos